El Real Madrid selló su pase a la final de la Champions; enfrentará a Juventus en Cardiff


Madrid.

El Real Madrid logró ayer su boleto a la final de la Liga de Campeones de Europa pese a perder 2-1 ante el Atlético, en el partido de vuelta de las semifinales del torneo disputado en el estadio Vicente Calderón.

El conjunto dirigido por Zinedine Zidane superó la eliminatoria con marcador global de 4-2, gracias a su triunfo 3-0 en el duelo de ida la semana pasada en el estadio Santiago Bernabéu. El colchonero Saúl Ñíguez abrió el marcador con un cabezazo tras un tiro de esquina servido por el francés Antoine Griezmann.

Cuatro minutos más tarde, el mismo Griezmann hizo el 2-0 al transformar un penal, pero al filo del descanso, al minuto 43, el merengue Francisco Alarcón, Isco, recortó distancias al aprovechar a boca de gol un rechace del portero rojiblanco Jan Oblak.

Vigente campeón del torneo, el Real Madrid llegó a su segunda final consecutiva de Champions, donde el 3 de junio en Cardiff se medirá a la Juventus, que derrotó el pasado martes al Mónaco en la otra semifinal.

El Atlético salió a morder. Consciente de la necesidad de hacer goles pronto para intentar la gesta de remontar el 3-0 en contra de la ida, se adueñó del campo en los primeros 20 minutos.

Los rojiblancos presionaban a los merengues obligándolos a cometer muchas imprecisiones y a perder rápidamente el balón. Al minuto 12, en un saque de esquina, Saúl se elevó para meter un cabezazo que se coló en la red merengue dando alas a los locales.

Apenas cuatro minutos después, Raphael Varane derribó a Fernando Torres en el área y el árbitro no dudó en señalar un penal que transformó Griezmann para poner el 2-0 y dar un nuevo aliento a los colchoneros.

Con la ventaja, el Atlético dio un paso atrás y cedió aire a su contrincante, que empezó a acercarse un poco más, aunque sin llegar a crear peligro.

Hubo que esperar hasta el final de la primera parte para que Toni Kroos, tras una excelente jugada de Karim Benzema en la que dribló a tres defensas rojiblancos, soltó un disparo que rechazó Oblak, pero que aprovechó Isco para anotar el gol blanco.

El tanto visitante cayó como un balde de agua fría en el Atlético, que de golpe se veía obligado a marcar otra vez tres goles para dar la vuelta a la eliminatoria.

En la segunda parte, los colchoneros empezaron a acusar el gran esfuerzo hecho en la primera y pese a seguir intentándolo no pudieron mover el marcador.

El lateral del Real Madrid Marcelo se mostró satisfecho por el pase a la final de la Champions. "Hicimos un gran trabajo. Nos anotaron dos goles al inicio, pero al final ganamos, supimos controlar el encuentro. Fuimos superiores", declaró.

Por otro lado, el servicio de emergencias de Madrid informó que 20 aficionados y cinco po- licías resultaron heridos en in- cidentes ocurridos cerca del Vicente Calderón antes del partido. 

La Jornada