Afectaciones por sismo en panteones dejaría a los "muertos" sin bienvenida


Oaxaca, Oax. Las actividades culturales en los panteones podrían mermarse por las afectaciones que dejó en estos inmuebles el sismo de 8.2 grados escala Richter del pasado 7 de septiembre y de 7.1 del 19 de septiembre. Hechos que dejaron los inmuebles sin condiciones para la realización de actividades multitudinarias.

El panteón San Miguel o mejor conocido como el panteón general es uno de los panteones más representativos de la capital Oaxaqueña, es el más afectado por estos movimientos teluricos, por su edificación que data del siglo XVI.

Este inmueble presenta daños en la barda perimetral en la fachada sobre la calle de Refugio. Según el director del Instituto de Protección Civil Municipal, Marino Hernández López  los daños fueron graves toda vez que el inmueble es del siglo XVI.

Además de los daños en el acceso principal,  tiene fisuras en la capilla post mortem y mientras se espera el dictamen final del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el Ayuntamiento de Oaxaca de Juárez busca alternativas para determinar en que áreas podrían realizarse las actividades por la celebración de muertos.

El lugar se encuentra acordonado por lo que la verbena que año con año se realiza sobre la calle de refugio no podrá instalarse por estas afectaciones ante el temor de un posible colapso.

Las actividades empiezan el 28 de octubre hasta el 2 de noviembre. Días durante los cuales la gente acude a visitar a sus muertos y convive con música y actividades culturales.

Cabe destacar que el panteon San Miguel tiene su origen en 1829, debido a un decreto de una nueva ley de panteones, ordenada debido a los índices de muerte registrados en la ciudad de Oaxaca por la epidemia de la viruela, se tenía que establecer un lugar propicio como cementerio, y los predios localizados entre el río Jalatlaco y las minas de cantera municipales eran los ideales.

Fue llamado Panteón General.

En 1833, este cementerio fue usado otra vez para enterrar los numerosos muertos que fueron víctimas del cólera. En 1834, el panteón fue acondicionado con límites con una cerca provisional, y en el centro se construyó una capilla rodeada de nichos y, se puede decir, que éste fue el primer panteón municipal en Oaxaca, el cual fue llamado San Miguel.

En 1839, las autoridades municipales decidieron mejorarlo, y consultaron al dibujante y maestro Francisco Bonequi para que hiciera un proyecto de panteón en toda la extensión de la palabra.

Una vez que el proyecto se aceptó, Bonequi fue nombrado director de la obra. Desgraciadamente, debido a las constantes rebeliones que se suscitaron en la ciudad por aquellos días, se suspendió la construcción cuando se habían alcanzado ciertos avances y el proyecto de la Gran Capilla que debía estar en el centro del panteón se perdió, y así nunca se concluyó la obra.

Hoy es este espacio el más afectado, algunas partes de las columnas se cayeron y algunas tumbas ubicadas en las inmediaciones de esta capilla  sufrieron graves daños.

Segun los datos historicos aunque no se concluyó esta capilla , el panteón se usó desde esa época gracias al decreto del 5 de septiembre de 1844, que restringía definitivamente los entierros en templos.

Finalmente, cuatro paredes de 113 metros cada una, y un simple frontispicio comprendían el edificio finalizado en estilo Toscano. Dentro de él, se alzan cuatro galerías, las que comprenden 100 arcos en el mismo orden, con 2355 nichos o sepulcros de piedra simétricamente abierta en las anchas paredes.

Nss Noticias