Exige la IP ajuste fiscal que frene a gobiernos corruptos


La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) exigió ayer la reinvención del sistema fiscal mexicano para impedir que "gobernantes corruptos roben a diestra y siniestra mientras se burlan del sistema de justicia mediante recursos legaloides".

Al presentar al gobierno federal un decálogo de propuestas fiscales para incentivar la actividad económica, que incluye la deducibilidad de 100 por ciento para las prestaciones laborales, la reducción gradual de la tasa del impuesto sobre la renta (ISR) y el cobro paulatino del impuesto al valor agregado (IVA) en alimentos y medicinas, el presidente del organismo, Gustavo de Hoyos Walther, afirmó que la reforma fiscal de 2014 "ha sido el principal inhibidor del desarrollo" económico de México por el impacto que tuvo en las clases medias.

La propuesta empresarial, misma que fue presentada ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) después de que se dio a conocer en conferencia de prensa, incluye la reducción paulatina del ISR corporativo de 30 a 25 por ciento mediante una disminución de uno por ciento cada año, con el fin de homologarlo al que se cobra en los países integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el cual ronda 24.6 por ciento.

El dirigente demandó que por medio de un decreto presidencial se permita la deducción de 100 por ciento a las prestaciones laborales a las que obliga la Ley Federal del Trabajo, ya que, consideró, actualmente dicha limitación no ayuda a elevar la calidad de vida de quienes laboran en la economía formal.

Más recaudación

La propuesta de la Coparmex también prevé la redistribución y actualización de la tarifa de ISR de personas físicas, pues señaló que desde 2009 no se han ajustado los límites inferiores y superiores ni las cuotas fijas.

El presidente de la comisión fiscal de la Coparmex, Pedro Higuera Velázquez, precisó que con las propuestas presentadas por la confederación la recaudación del gobierno federal se incrementaría todavía más de lo que lo hizo con la "mal llamada" reforma fiscal de 2014.

Aseguró que el paquete de propuestas de la Coparmex le daría al gobierno dos o tres puntos porcentuales más del producto interno bruto (PIB) en recaudación, adicionales a los cinco que generó la reforma de 2014 y que, destacó, han permitido mantener las finanzas públicas estables, pese a la caída en los ingresos petroleros.

Respecto al cobro de IVA, el presidente de la Coparmex calculó que el gobierno deja de recaudar cada año 220 mil millones de pesos por el no cobro de dicho impuesto en alimentos y medicinas, lo que beneficia principalmente a los hogares de mayor ingreso.

"Proponemos ampliar la base de contribuyentes del IVA, al reducir de manera gradual los gastos fiscales, sin afectar a los hogares de menores ingresos. Para poner en marcha una medida en este sentido, además de la gradualidad antes señalada, es importante que previamente se tengan bien definidos los mecanismos para neutralizar los efectos en los hogares de menores ingresos, además de considerar el momento económico oportuno para ello", resaltó De Hoyos Walther.

"No podemos seguir exprimiendo a la clase media ni aportar más dinero a gobernantes que no deciden comprometerse con la transparencia y el combate a la corrupción", indicó el dirigente, quien también advirtió que debe revisarse el gasto, ya que "de nada sirve aumentar la recaudación si a la par no aseguramos que el presupuesto se ejerza eficiente y eficazmente".

Llama el secretario de Hacienda a preservar la actual política tributaria porque "da certeza"

El titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio Meade Kuribreña, afirmó ayer que hay muy pocos espacios para hacer modificaciones al marco tributario por lo que debe preservarse y generar confianza en momentos en que se percibe incertidumbre en el mundo.
El presidente de Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, durante la presentación de la propuesta fiscal del organismo empresarialFoto Yazmín Ortega Cortés

Lo anterior, en respuesta a las demandas del sector empresarial de reducir impuestos y la deducibilidad de las prestaciones laborales, entre otros temas.

Meade Kuribreña descartó cualquier cambio en el actual marco fiscal e insistió: "Uno de los elementos que nos ha ayudado a transitar en ese contexto de incertidumbre es la certeza que da nuestra política" en la materia.

Por ello, resaltó, conviene preservarlo, cuidarlo y ese entorno es el que nos ha permitido sortear con éxito los vaivenes de la incertidumbre que tenemos”.

Entrevistado en el contexto del lanzamiento del Programa de Inclusión Laboral, Meade consideró que después de conocerse los indicadores del dinamismo económico, Hacienda mantiene su rango de crecimiento para este año de entre 1.5 y 2.5 por ciento, pero lo que ahora se ve es que gracias al desarrollo en el segundo trimestre el indicador se acercará más a la cuota superior.

"Estamos ya en el proceso de elaborar el Paquete Económico de 2018 y habremos de incorporar toda esta nueva información".

Con respecto al combate al robo de combustibles, Meade Kuribreña afirmó: “En lo que va del año, solamente entre enero y junio, se han realizado en Puebla mil 277 operativos y se recuperaron más de 3 millones de litros de combustible. Semana tras semana tenemos diálogos, reuniones, encuentros y centros de mando que compartimos con Puebla.

Por su parte , Juan Pablo Castañón presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), señaló que insistirán a Hacienda que en el Paquete 2018 se incorporen modificaciones que pudieran entrar en vigor el próximo año, una visión de reforma fiscal.

Reconoció que evidentemente la secretaría quiere asegurar un gasto público eficiente, que se cumplan los compromisos que se tienen y "tenemos una postura de deducibilidad de impuestos como algunas prestaciones que podría fomentar el ahorro y esa es la discusión que tenemos con el Secretario".

Para el próximo año, que es tiempo electoral, consideró que el gasto público tiene que ser muy eficiente, responsable “y celebramos que en los criterios de política económica la Secretaría de Hacienda haya expresado un superávit público primario de uno por ciento.

"Nosotros desde el comienzo hemos discutido que la reforma debe ser revisada y tiene que ver con las prestaciones a los trabajadores, por eso estamos por los programas de inclusión laboral, en los que se tiene que hacer un esfuerzo para el desarrollo de empleo por las empresas y las facilidades de políticas públicas del gobierno tendrían que ayudarnos", enfatizó.

Más adelante, el dirigente empresarial calculó que hay condiciones para que la Comisión Nacional de Salarios Mínimos pueda resolver a final de año un eventual incremento en las percepciones mínimas.

Durante el acto realizado en el Parque Industrial Resurrección de la ciudad de Puebla, Meade explicó que en este programa, el cual forma parte del Acuerdo de Fortalecimiento Económico y Protección a la Economía Familiar, participan diferentes representantes del sector privado, así como de las Secretarías de Educación Pública, Desarrollo Social y del Trabajo, bajo la coordinación del Comité Nacional de Productividad.

"Teníamos que encontrar cosas que pudiéramos hacer, que no implicaran más gasto o sacrificio fiscal en apoyo a la familia, y uno de los elementos más importantes es la inclusión laboral. Y eso implica un esfuerzo coordinado, en el que esté presente el trabajador, el patrón y el gobierno, y que todos estemos dispuestos a hacer un esfuerzo adicional", comentó Meade.

La Jornada