Relacionan consumo de papas fritas con cáncer


Debido a sus altos niveles de acrilamida, esta botana podría dañar tu salud con el paso del tiempo.

Existe un punto del día en el que los antojos se intensifican y la botana es indispensable para acabar con ellos. Por lo general, los cacahuates son una excelente opción, pero hay que aceptar que la variedad de papas fritas es asombrosa y cada día podemos experimentar con un sabor diferente.

Lo malo, es que según un informe realizado por la organización Changing Markets Foundation, las papitas no son nada saludables, y esto va más allá de que sean una bomba de carbohidratos, sino que tienen un alto contenido de acrilamida, una sustancia relacionada al cáncer.

Según el estudio, una de cada cinco variedades de papas fritas contienen altos niveles de acrilamida. Para que te des una idea de qué tipo de sustancia es, se utiliza en procesos industriales como la producción de papel, tintes y plásticos, así como en el tratamiento del agua potable y alcantarillados. Se utiliza también en selladores, envases de alimentos y algunos adhesivos.

La acrilamida aparece en alimentos calentados a temperaturas superiores a los 120 grados; tal como las papas fritas y las papas a la francesa. Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), la acrilamida tiene el potencial de causar cáncer en los seres humanos, por lo que su consumo prolongado debe evitarse.

El estudio  realizado por Changing Markets Foundation, analizó 92 tipos de papas fritas (algunas británicas y otras internacionales), donde encontró que algunas, contienen más de 2 mil 400 microgramos de acrilamida por kilogramo, niveles que son 2.5 veces superiores al índice de referencia europeo.

Así que más vale comenzar a medir nuestro consumo de estas delicias para lograr una mejor salud.

Con información de Who.